La nueva banca

Los bancos están apuntalando sus modelos de negocio en la tecnología, no sólo para responder a las expectativas de sus clientes, sino también para ser predictivos a los movimientos del mercado a partir, por ejemplo, de consultas en tiempo real al Buró de Crédito para el ofrecimiento de sus productos.

Una solicitud de crédito que antes requería semanas para su análisis, ahora se responde en minutos; también desde un celular se ajustan las condiciones de una compra a crédito o se aperturan cuentas de ahorro de forma remota.

Entre otros cambios, la pandemia ha favorecido un ambiente en el que los clientes de la banca se han alejado de las sucursales para migrar a los servicios digitales.

En el marco de la 84 Convención Bancaria realizada el pasado mes de marzo, la Asociación de Bancos de México (ABM) presentó cifras sobre esa migración que, si bien se originó hace algunos años, se aceleró con el confinamiento.   

En menos de un año más de 4 millones de clientes han decidido llevar la banca a sus computadoras personales y teléfonos móviles, lo que ha ocasionado que 54 millones de clientes utilicen ya la banca por internet, que a su vez ha impulsado los cobros digitales y la inclusión financiera, pues los bancos están abriendo más cuentas de ahorro y créditos de forma remota.

El cobro digital a través de plataformas como el CoDi, desarrollada por el Banco de México, también ha continuado su desarrollo para cerrar en febrero pasado con 1.1 millones de usuarios, y en la medida en que se ha venido reabriendo la economía se ha acelerado la instalación de códigos QR en teléfonos inteligentes.

El siguiente paso es que más establecimientos puedan aprovechar esa tecnología y las compras a crédito se adapten a las necesidades de los clientes que además están aprovechando tasas más atractivas.

A este respecto también hubo noticias en la Convención Bancaria: durante el evento, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y la ABM anunciaron medidas orientadas a propiciar el crecimiento económico del país y a favorecer el acceso al crédito mediante la reducción de tasas de interés en créditos hipotecarios, al consumo y para las pequeñas y medianas empresas (MiPymes).

Esto aunado a que de diciembre de 2018 a febrero de 2021, de acuerdo a la ABM, las tasas de interés a las empresas han bajado un 32.3 por ciento, o sea, más de 300 puntos base. En el mismo período, en el caso de los créditos personales el descenso en la tasa es de 22.3 por ciento; el crédito a la vivienda en casi 14 por ciento; y la tarjeta de crédito en 6 por ciento, lo mismo que el crédito automotriz.

En cuanto al crédito hipotecario, por ejemplo, hoy se pueden encontrar tasas de interés de un solo dígito, lo que lo vuelve más atractivo.

La segmentación y desarrollo de perfiles predictivos en tiempo real ya es parte de la operación cotidiana de los bancos y el análisis de las transacciones y patrones de gasto como son los consumos en vacaciones puede ayudar a diseñar créditos específicos y hacia el futuro, cada vez más accesibles, para la adquisición de un automóvil o una casa de acuerdo a cada tipo de cliente, algo que no existía en el pasado cuando los productos de crédito eran genéricos, y donde la puerta de entrada sigue siendo tener un buen historial crediticio.

——

*Rogelio Varela es autor de la columna Corporativo, del periódico El Heraldo de México; es comentarista en Imagen Informativa, en Canal 40 y en TV Azteca.

Para conocer más sobre Buró de Crédito visita nuestro sitio web www.burodecredito.com.mx

Compartir: