Esperanza: siempre Alerta

Esperanza: siempre alerta

Esperanza empezó a trabajar muy joven. Firmó su primer contrato seis meses después de cumplir 18 años. De eso hace ya casi 3 años. Desde su primera quincena, la empresa le ha pagado siempre a través de una cuenta de nómina.

Poco después de cumplir seis meses en su trabajo, Esperanza comenzó a recibir ofertas para contratar tarjetas de crédito. Al inicio sólo las rechazaba, pero luego de 4 o 5 llamadas se dio cuenta de que estaba reaccionando sin pensar detenidamente el asunto.

Un día, después de cenar, le platicó a su mamá sobre el tema y ésta le aconsejó que considerara contratar alguna opción, pues, aunque ella aún vivía en la casa familiar y no tenía grandes gastos, nunca se sabe cuándo se va a necesitar hacer frente a algún imprevisto sin tener suficiente liquidez. Además, le habló de la importancia de generar un buen historial crediticio para facilitar su acceso, en el futuro, a mejores condiciones de crédito en caso de requerirlo.

Luego de pensarlo un par de días, Esperanza decidió que aceptaría la oferta del banco en el que está su cuenta de nómina y comenzó los trámites. Algunos días después, ya tenía su nuevo plástico.

Prácticamente al mismo tiempo, en su oficina dieron una conferencia muy interesante que hizo a Esperanza reflexionar sobre cosas en las que no se había detenido a pensar antes. El conferencista habló, entre otras cosas, del robo de identidad.

Durante la exposición, Esperanza pensó que ella manejaría su tarjeta de crédito con disciplina y orden, pero que si alguien le robara la identidad y consiguiera cualquier préstamo a su nombre, definitivamente no podría hacerle frente, además del enojo que seguramente le provocaría el hecho.

Recordó que un amigo le había hablado de Alertas Buró, el producto de Buró de Crédito con el que es posible monitorear en todo momento si hay cambios o consultas en nuestro historial de crédito, durante todo un año, ¡y por menos de $1 diario!

Así que Esperanza entró esa misma tarde al sitio de Buró de Crédito, y contrató Alertas Buró, que además de notificar vía correo electrónico cada que se detectan cambios en el historial de crédito, incluye 4 reportes de crédito Mi Buró y 4 Mi Score al año ¡totalmente gratis! Sólo necesitó validar su identidad y tener a la mano los datos de su tarjeta y su límite de crédito.

Unos 7 u 8 meses después, Esperanza recibió una notificación de Alertas Buró que le avisaba que una tienda departamental había recibido una solicitud para tramitar una tarjeta de crédito a su nombre.

Afortunadamente, recordaba que Buró de Crédito tiene también Bloqueo, que por sólo $58.00 permite -durante 3 meses- restringir el acceso al Reporte de Crédito del titular, y lo contrató inmediatamente para evitar una posible cadena de solicitudes apócrifas.

Esperanza pudo actuar de inmediato, también con la ayuda de Buró de Crédito, gracias al servicio de Reclamaciones que se encuentra en su sitio y poco tiempo después logró la cancelación de la solicitud que ella no había hecho. Una vez que todo volvió a la normalidad, desbloqueó su historial (Bloqueo permite bloquear y desbloquear el acceso a la información de quien lo contrata, las veces que sea necesario).

Hoy, Esperanza está muy contenta con el coche que estrenó el año pasado cuyo crédito cubrirá en dos años más, y ya piensa en el enganche para un crédito hipotecario que le permita independizarse.

Seguramente lo logrará porque Esperanza es trabajadora, disciplinada y previsora.

Lo que sea de cada quién…

Esperanza tiene futuro.

Para conocer más sobre Buró de Crédito visita nuestro sitio web www.burodecredito.com.mx