Créditos productivos y generación de riqueza

Por Claudia Castro*

¿Sabes qué son los créditos productivos y cómo contribuyen a la generación de riqueza tan necesaria en estos tiempos?

Si tienes un pequeño negocio y te sientes limitado para crecer, quizá te darás cuenta de que uno de los principales obstáculos para tu expansión tiene que ver con la liquidez.

Los créditos productivos son de tipo empresarial para micronegocios, Pymes o cualquier empresa que genere productos y se otorgan a ciertos sectores que contribuyen de manera importante con la actividad productiva del país.

A través de estos préstamos se puede financiar capital de trabajo como la compra de materia prima, insumos, pago de mano de obra o de otro tipo que permita a la empresa ejecutar sus operaciones.

De esta forma, una Pyme puede recurrir a estos créditos para invertir en maquinaria, equipos, infraestructura u otros bienes duraderos para incrementar o mejorar su capacidad productiva o de ventas.

¿Qué sectores pueden acceder a estos créditos? Entre las actividades productivas destacan: agricultura y ganadería; caza, silvicultura y pesca; extracción de petróleo crudo y gas natural; minerales, metálicos y no metálicos; industria manufacturera; producción y distribución de energía eléctrica y construcción.

Dada su importante contribución a la economía, estos sectores cuentan con programas específicos por parte de la banca privada y de gobierno para acceder a financiamiento.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, se estima que en México existen 4.1 millones de micro, pequeñas y medianas empresas que aportan 42% de la generación de riqueza nacional, es decir, del PIB.

Para atenderlas, existen diferentes intermediarios financieros que otorgan este tipo de préstamos: desde la banca tradicional, los intermediarios no bancarios como sofomes y sofipos, hasta uniones de crédito e incluso la banca de desarrollo, que a través de diferentes programas de apoyo les conceden financiamiento.

Además de los requisitos particulares que cada Otorgante defina para la autorización de este tipo de financiamiento, una constante que toman en consideración es un buen historial crediticio.

Aun cuando se trate del primer acercamiento de tu negocio a la banca, contar con un historial sano podrá facilitarte el proceso y obtener mejores condiciones en términos de tasas y plazos, por ejemplo.

Tener la facilidad de acceder a un crédito para tu negocio puede ser la diferencia entre catapultarlo o estancarte. Mantén un buen historial para que cuando lo requieras, hagas del crédito productivo un aliado para tu empresa.

——

Periodista de profesión, especializada en temas financieros. Ha colaborado en periódicos como Excélsior, La Razón de México y El Economista, así como en revistas de negocios como Entrepreneur y Mundo Ejecutivo. Actualmente dirige la plataforma digital Hablemos de Dinero.

Para conocer más sobre Buró de Crédito visita nuestro sitio web www.burodecredito.com.mx

Compartir: